<- Volver a noticias

Turismo termal en varios destinos de Argentina



Turismo termal en varios destinos de Argentina



Argentina tiene gran variedad de centros termales, pero el principal y más completo de América Latina se encuentra en Santiago del Estero. Sin importar mucho las características climáticas los centros termales del país se ubican tanto en el litoral como en la Patagonia. Esta alternativa saludable puede combinarse también con entretenimientos, aventura y salidas nocturnas.     
 
Las aguas termales representan una excelente opción para el descanso y el placer; y en Argentina cada vez hay más de estos centros que ofrecen todos los servicios para una estadía relajante. Hoy suman más de 40 centros termales en varias provincias que tienen cálidos baños ubicados frente a diferentes escenarios, algunos más naturales y otros altamente perfeccionados y exclusivos.    

Las termas permiten no sólo placer y bienestar, sino también brindan un poderoso valor curativo para renovar el cuerpo, las articulaciones y las mentes agotadas. La mayoría de estos lugares con infraestructura de primer nivel, la hospitalidad que caracteriza a los nativos y una variada propuesta de aventuras, entretenimientos, salidas nocturnas y los mejores restaurantes.     

El principal y más completo Centro Termal y Spa se sitúa en Río Hondo, provincia de Santiago del Estero, al norte del país. Un destino accesible vía terrestre y aérea para que todos puedan hacerse una escapada, que resulta ideal en pleno otoño e invierno. El turista no sólo podrá sumergirse en aguas que irán desde los 30 a los 65 grados, sino también gozar de constantes jornadas soleadas y un microclima acorde.  
   Yacu–Rupaj fue el nombre con el que se conoció la zona en la antigüedad y significa Aguas Calientes Milagrosas. La actividad comenzó a crecer y también a perfeccionarse los servicios que transformaron la ciudad en un reconocido centro termal. Se encuentra allí el primer alojamiento all inclusive del país y complejos donde hay baños termales privados.  
   Aquí, las características químicas de las aguas y de mineralización media o débil contienen pequeñas cantidades de hierro, flúor, bromo y sodio que por su estado iónico confieren una gran fuerza de penetración en todo el organismo.     

Río Hondo está estratégicamente situado sobre la Ruta Nacional 9 y ello le permite una comunicación directa con Tucumán, Catamarca, La Rioja, Salta y Jujuy. De la misma forma, se encuentra a muy pocos kilómetros de los aeropuertos de Santiago del Estero y de San Miguel de Tucumán.  
   En el norte de la Patagonia, por la provincia de Neuquén y muy cercano al límite con Chile, se encuentra el Parque Provincial Copahue - Caviahue, creado en 1963 para proteger, conservar y preservar el bosque puro de araucarias y las fuentes termales de origen volcánico en su ambiente natural.     

Desde allí, se extraen aguas y fangos que se utilizan todo el año en los complejos de la zona, donde asisten miles de turistas en busca de aventura y actividades de nieve durante los meses de mayo en adelante, con el complemento único de los tratamientos descontracturantes y renovadores: baños termales con fangos, algas y vapores provenientes del volcán. Por el paso Internacional Pino Hachado lo distancian unos 200 km desde Temuco, unos 800 desde Santiago y unos 400 desde Concepción.
     El moderno centro termal que está en Copahue –‘agua de azufre’ en lengua mapuche- tiene capacidad para realizar 2.500  baños por día, pero sólo permanece abierto de noviembre a abril por las copiosas nevadas que suelen caer en la zona. Las fumarolas y hervideros del suelo mineralizan las aguas de deshielo y fangos, formando diferentes recursos que por sus cualidades son difíciles de encontrar en otro lugar del planeta.

El desarrollo de la actividad se remonta a los aborígenes que consideraban estos baños ricos para el espíritu. Actualmente, en los complejos de Copahue y Caviahue existen programas personalizados que combinan diferentes técnicas. Los fangos y algas se usan para terapias preventivas, afecciones corporales, antiestrés, de belleza y estética. El que está abierto todo el año es el Complejo Caviahue, en el predio del hotel del Instituto de Seguridad Social del Neuquén, de 8 a 20.30, donde es posible pasar por las cabinas de fangoterapia, masajes o por el sector de inhalaciones. 
   La provincia de Mendoza, en la región de Cuyo, cuenta con seis áreas de características diferentes. Todas ellas ofrecen al viajero los beneficios de aguas sulfurosas únicas en el mundo, cargadas de minerales por los procesos biológicos y geológicos que tienen lugar en esta zona Cordillerana.
     Cacheuta. Ofrece un Parque de Agua Termal y Aventura, con los picos nevados de la Cordillera de los Andes como telón de fondo. Un área natural en el que fueron construidas diferentes piletas con aguas hipertermales, que oscilan de 35°C a 50°C de acuerdo a los manantiales.  Sus aguas provienen de deshielo, se infiltran a grandes profundidades, elevan su temperatura y chocan con la roca granítica de Cacheuta para volver a la superficie. Ubicado sobre la Ruta Provincial 82, en el departamento de Luján de Cuyo y muy cerca de Potrerillos;  permanece abierto durante todo el año, entre las 10 y las 18.30.   

Complejo Termal Los Molles. Se trata de otro de los preferidos por el turismo que busca una propuesta de relax y descanso, en funcionamiento los 365 días del año. Con aguas de elevada concentración salina, el centro termal alberga piletas sulfurosas y ferrosas, cada una con propiedades terapéuticas diferentes, a temperaturas que van de 38°C a 48°C. Aparte, se ofrecen fangos aconsejables de aplicar en zonas del cuerpo con inflamación. 
   Termas del Azufre. Ubicadas en el departamento de Malargüe tiene baños a cielo abierto que solamente pueden tomarse en temporada estival por estar al pie de la Cordillera de los Andes. El sitio ofrece áreas de acampe y cabalgatas.    Termas de Cajón Grande. Es otro complejo distante 135 kilómetros al oeste de la ciudad de Malargüe. Lo constituyen cinco piletas descubiertas. El sitio se ubica en el camino que conecta a la Argentina con el vecino país de Chile, a través del Paso Internacional El Pehuenche. 
   Termas de Challao. A minutos de la Capital mendocina, en el departamento de Las Heras, el visitante encuentra un complejo situado a 850 metros sobre el nivel del mar, beneficiado por la presencia de un particular clima templado y seco que permite su apertura durante todo el año.       En el litoral  Una alternativa más cerca de la Ciudad de Buenos Aires son algunas de las localidades de la provincia de Entre Ríos.    

En Colón se encuentra un pozo de más de 1.500 metros de profundidad que genera estas cálidas y relajantes aguas termales. Allí, muy cerca del río Uruguay es posible acceder al Complejo Termal Municipal ‘Carlos René Evequoz’ con aguas que varían entre los 33 y los 40 grados de temperatura. Se trata de un predio de cuatro hectáreas, totalmente rodeado de verdes árboles donde se construyeron diez piletas de aguas dulces, con características diferentes pensadas para chicos y grandes. 
       De interés general  Los tratamientos con aguas termales calman las afecciones reumáticas, cardiovasculares, arteriosclerosis, las alteraciones del sistema muscular y articular, y funcionan como fuente de energía anti-stress. Estimulan las defensas, eliminan las toxinas, relajan los músculos y actúan como sedante del sistema nervioso, según los especialistas. En tanto, están contraindicadas para personas con insuficiencia cardiaca, hipertensión, cáncer y afecciones hepáticas o renales.
 
Fuente: www.expreso.info