Galicia Termal


Galicia es el principal destino termal de España. Los balnearios gallegos ofrecen aguas mineromedicinales de excelente calidad. Son aguas indicadas para proporcionar el descanso exterior e interior que ayudan a mejorar ciertas dolencias y favorecen la calidad de vida de sus usuarios.

Las propiedades saludables de los manantiales gallegos son conocidas desde tiempos anteriores a la conquista romana. En la actualidad Galicia es la comunidad española líder en oferta termal, con más de 3.000 plazas hoteleras y 23 balnearios que representan en torno al 20% de los establecimientos nacionales. Los balnearios gallegos en su conjunto reciben a unos 150.000 usuarios cada año, procedentes en su mayoría de Asturias, Castila-León, Madrid y Cataluña, además de Galicia.

Podemos presumir de Galicia puesto que es el destino de turismo de salud de referencia en España. De hecho, la oferta termal gallega constituye, después del Camino de Santiago, el producto turístico con mayor potencial internacional. Los balnearios representan además un modelo de empresa sostenible, puesto que trabajan para garantizar el futuro del recurso, mejoran la calidad de vida de sus usuarios y contribuyen a fijar población por medio de la generación de empleo.

Entre los nuevos retos del sector termal en Galicia destacan:

- La protección de los acuíferos de agua mineral a través de la defensa de sus perímetros de protección.

- La inclusión de los tratamientos terapéuticos de los balnearios en la cartera de servicios de Sanidad.

- La puesta en valor de la cultura termal.
- El aprovechamiento de las nuevas tecnologías en iniciativas de promoción.

En el contexto Europeo, Galicia constituye una de las regiones geotérmicas más relevantes, tanto por la concentración de recursos termales que posee -300 manantiales, lo que se traduce en uno por cada diez mil gallegos- como por la temperatura de sus aguas –la temperatura máxima alcanzada oscila entre los 30 grados de Augas Santas y los 70 que se registran en Lobios o en las Burgas ourensanas.

Los magníficos recursos naturales de Galicia se han visto potenciados con una infraestructura moderna y diversificada en balnearios y talasos que crece en función de las necesidades del mercado. Veintiún centros de balneoterapia, cinco de talasoterapia y nueve plantas envasadoras de aguas minerales naturales posicionan a Galicia como líder entre las Comunidades Autónomas del Estado Español, con el veinte por ciento del conjunto de las instalaciones termales existentes en el país. Galicia es la primera comunidad en balnearios y la quinta en talasos, si bien esta posición puede ser considerada la primera si tuviésemos en cuenta la denominación restringida a los mejores estándares internacionales.

Desde Turismo de Galicia se está llevando a cabo en este momento un Plan de Atracción a la Inversión Privada que consiste en la realización de estudios técnicos de viabilidad de antiguos balnearios y talasos y estudios de posible localización, priorizando la recuperación de edificios prexistentes siempre que resulten viables para su posterior explotación.

En el ámbito de las subvenciones orientadas al sector, Galicia ocupa la primera posición de España en cuanto a número de balnearios con la certificación Q de Calidad Turística Española.

Fuente: Turismo de Galicia – Xunta de Galicia.

Ourense Termal


Ourense es la tercera ciudad más grande de Galicia, puerta de entrada a la comunidad desde la meseta y está ubicada a 60 km. de la frontera con Portugal. En la actualidad cuenta con unos 110.000 habitantes.

Superando los 4 millones de litros de agua mineromedicinal al día, Ourense es la segunda ciudad de Europa en caudal termal tener un caudal termal, sólo superada por Budapest.

La tradición termal se remonta en Ourense a la época prerrománica, pero fueron los romanos los que erigieron la ciudad tomando como referente el manantial termal de As Burgas. El uso balneario de las aguas termales tuvo entonces su gran época de apogeo, pero este uso se mantuvo a lo largo de la historia y fue destino de los numerosos peregrinos que viajaban a Santiago de Compostela en la Edad Media y que se detenían a relajar sus castigados cuerpos en la aguas de Ourense. Sin embargo, con el paso del tiempo, los manantiales termales de Ourense quedaron reducidos a la población local, en una ciudad que no se promocionó turísticamente hasta fechas recientes.

Pero esto está cambiando en la actualidad. La ciudad de Ourense está rejuvenecida y segura de sí misma y se ofrece al resto del mundo como un destino que hay que conocer. Sobre la excepcionalidad de su riqueza termal pivotan otros atractivos que aportan al visitante una oferta integral que abarca patrimonio, gastronomía, viticultura, artesanía y una reconocida experiencia en el sector textil, cuna de grandes firmas como Adolfo Domínguez, Roberto Verino o Purificación García.

Riqueza termal

Ourense es la ciudad termal de España por excelencia. Sus fuentes naturales manan del suelo a temperaturas de hasta 70 grados y sus restos romanos prueban su uso minero-medicinal desde hace 2000 años.

La particularidad de Ourense como ciudad termal es el carácter natural de los manantiales, integrados completamente en el entorno. Para adaptarlos al uso de los bañistas, se han construido piscinas termales respetando el entorno natural, de manera que los usuarios pueden sumergirse en ellas sin perder de vista el entorno. Hay dos zonas claramente diferenciadas: el margen derecho del caudaloso río Miño, donde las piscinas termales tocan el río y reciben la sombra de la exuberante vegetación autóctona, y la piscina de As Burgas, situada en pleno casco histórico, a pocos metros de la catedral, y donde los bañistas pueden disfrutar de un relajante baño mientras observan un magnífico casco histórico al que se ha devuelto su antiguo esplendor mediante un intenso trabajo de rehabilitación.

La mayoría de las instalaciones termales son de carácter gratuito, pero encontramos también dos balnearios (Outariz y A Chavasqueira) que emulan la arquitectura japonesa, trasladándonos a un ambiente zen sin perder el contacto con la naturaleza, ya que las piscinas están situadas en el exterior y en la orilla del río. Aquí podemos permitirnos las terapias propias de cualquier instalación balnearia, como masajes o tratamientos de belleza.

Apuesta por el sector termal

Las aguas termales de Ourense son aguas bicarbonatadas, sódicas, fluoradas, litínicas y sulfuradas de mineralización media y están especialmente indicadas para tratamientos reumáticos, afecciones de músculos, huesos o vías respiratorias, enfermedades de la piel, alergias… y como cura anti-estrés.

Todas estas características, así como el potencial termal de Ourense, aún en incipiente explotación, hacen que la ciudad, con el Ayuntamiento al frente, se esté volcando en este sector con proyectos como un Boulevard Termal que enlazará todas las instalaciones del margen derecho del río Miño, un Centro de Interpretación de la Burgas donde se recreará el pasado romano y medieval de esta bella ciudad o colaboraciones en investigación con la Universidad y certámenes como la feria Termatalia, que reúne a profesionales internacionales del sector.

Al igual que en la época romana y medieval se producían peregrinajes a los puntos geográficos con termas de aguas con propiedades curativas, la ciudad aspira a que este siglo XXI y en una sociedad con un ritmo de vida y de trabajo mucho más activo y estresante, Ourense se convierta en la ciudad-balneario de España, con una oferta que permite al visitante sumergirse en la naturaleza y contemplarla desde la relajante comodidad de una piscina termal.

 

Fuente: Concello de Ourense

Ourense Termal

Plan desarrollado por la Diputación Provincial de Ourense con el objetivo de poner en valor turístico los recursos termales, naturales y culturales de Ourense, estructurando la oferta y los servicios de tal modo que conduzcan a la creación del destino “Ourense, la provincia termal”.

Las metas específicas de este plan son: tener la sostenibilidad como criterio clave para alcanzar una mejor calidad de vida, la recuperación y preservación de los recursos naturales y la contribución al desarrollo socioeconómico; articular los recursos, servicios y la oferta termales como productos turísticos competitivos, innovadores y desestacionalizadores; y posicionar a Galicia como destino termal a través de la potenciación de Ourense como tal.

 

El Programa Tren Balnearios

Si tiene más de 50 años, el Programa “Ourense, la provincia termal + RENFE” le ofrece estancias de 6días/5noches en los balnearios de la provincia de Ourense con el desplazamiento ida/vuelta en tren desde A Coruña, Albacete, Alicante, Astorga, Barcelona, Bilbao, Burgos, Cáceres, Calatayud, Cartagena, Castellón, Córdoba, Cuenca, Girona, León, Lleida, Madrid, Málaga, Monforte, Murcia, Palencia, Ponferrada, Pontevedra, Valencia, Santiago de Compostela, Segovia, Sevilla, Vigo, Zamora o Zaragoza. .

Puede consultar más información en la página web termalismourense.com